Mijo con acelga gratinado

 

¿Quién dijo que mijo solo comen los pajaritos? No, no, my dears. Yo también como mijo y puedo asegurar que Tweety se chuparía los dedos (¿?) si probara mi plato de mijo con acelga gratinado. Oh, yeah! Así que Tweety, Raquel Frambuesa, los celíacos (el mijo no contiene gluten, lo que es un plus, si sumamos esto a sus otras bondades, como el hecho de aportar mucha energía y fibra) y yo seguro disfrutaremos de este plato. Sí, es sano, ¿y qué?

Ingredientes:

Mijo (1 taza)

Agua (3 tazas)

Caldo (1 cucharadita)

Acelga (1 atado)

Ajo (2 dientes)

Aceite de oliva (o cualquier otro)

Nuez moscada

Pimienta

Sal

Queso (el que más les guste)

Cacharros:

Colador

Olla con tapa

Tabla de picar

Cuchillo

Sartén

Cuchara

Lo básico es aprender a preparar el mijo, que es un grano símil pelotita, de un calor blanco amarillento y que tiene que hidratarse para crecer. Por cada taza de mijo (previamente bien lavado en un colador), van 3 de agua. Siempre es la misma proporción. O sea, si van a usar 2 tazas, porque van a alimentar a todo el barrio, entonces serán 6 de agua.

Colocan el agua en la olla con el mijo lavado y una cucharadita de caldo deshidratado (para darle sabor, ya que el mijo no tiene gusto a nada), a fuego medio hasta que hierva. En ese momento se tapa la olla y se coloca la hornalla en mínimo. Así el mijo se cocinará tapado entre 15 y 30 minutos. Pueden ir pispiando y revolviendo un poco: el agua será absorbida, y cuando metan la cuchara y vean que ya no queda líquido, entonces apagan el fuego y alejan la olla. Para ayudar a que esto suceda más rápido, pueden destapar la olla a los 20 minutos más o menos. Así lo dejan reposar.

Pruébenlo, anímense. Los granitos ahora sin forma definida tienen que ser tiernos. En general si fuera a hacer hamburguesas, ya utilizaría el mijo, pero como ésta es otra receta, pueden dejarlo enfriar. De hecho, pueden guardar lo que les sobre (ya que el mijo crece mucho) en la heladera o incluso en el freezer si luego quieren volver a hacer este plato.

Ya voy, Raquel, no me estoy extendiendo. De hecho, ya que estamos, ponete vos a pelar los ajos y a picarlos. Con dos andamos bien, así le damos sabor. Si prefieren no comer ajo, no los piquen, saltéenlos enteros y luego, antes de unir todos los ingredientes, los sacan y listo.

Se supone que para esta altura alguna elfina doméstica les compró un atado de acelga (pueden usar espinacas, que quedan igual de bien), se las limpió y se las cocinó. O al menos se las metió en el freezer, que las deja como si las hubiesen hervido.

En fin, una vez que tienen la acelga cocida, libre de líquidos, la pican y la van a saltear con los ajos. Sartén caliente, un chorro de aceite de oliva, se doran los ajos picaditos y se agrega la acelga. Sí, parece mucho, pero en pocos minutos las acelguitas les quedarán reducidas a menos de la mitad, así que si van a hacer más de dos platos, les recomiendo que entonces usen dos paquetes de acelga o dejen a alguien sin comer.

Echan un poco de nuez moscada (yummy!), sal y pimienta a gusto para finalizar el salteado y listo. Ahora esta preparación va arriba de cada plato de mijo, y más arriba todavía unas fetas o trozos de queso mantecoso, por salut o el que quieran, mientras que se derrita. Microondas u horno para aquellas que prefieran huir de la tecnología moderna. Unos cuantos minutos hasta que el queso se gratine.

Ready, baby! Mijo con acelga gratinado para todos y todas… ¿qué te parece, Raquel Frambuesa?

By @Debora_dora

… y Raquel Frambuesa